Make your own free website on Tripod.com

Volver a Página Principal      Ir a Siguiente Proyecto      Ir a Proyecto Anterior

Proyecto: Programa de desarrollo de un folclore marinero y creación o restitución paulatina de un misticismo oceánico nacional.

Objetivo:
Todos los pueblos con tradición marí­tima tienen festividades y eventos con relación al mar y Chile no puede ser la excepción en este aspecto. Por ejemplo en España existen muchas fiestas marinas, de las cuales algunas que se destacan son el "Festival del entierro de la Sardina" celebrado en Murcia cada año en Abril y en el que desfilan caravanas y se lee públicamente el testamento de la sardina; también en Valencia en la zona portuaria del Cabañal se celebra la Semana Santa Marinera.
El objetivo de este apartado, como su nombre lo dice, es recoger y restituir aquellos arcaicos credos indí­genas y chilotes que debieron ser transmitidos a todo el pueblo de Chile y que se perdieron con los años venideros de la independencia, pero que conviene desarrollar una cultura mixta que resalte la religiosidad que impone el mar, el folclore innato del pueblo y las tradiciones marí­timas actuales de Chile.
Para alcanzar ese objetivo se propone ofrecer un programa que rescata antiguas tradiciones y ritos marinos para desarrollarlos bajo nuevas formas mas cercanas y adaptadas a las creencias propias del marinero, del pescador chilote y del campesino chileno que son personas representativas de la cultura chilena con un peculiar credo en los seres mágicos de las aguas y un mí­stico respeto por la Naturaleza. De allí­ que aprovechando este rico espiritualismo folclórico, se ofrece en un ámbito mas actualizado y ceremonial, la realización de festividades y eventos litúrgicos que entrelazan armónicamente ese misticismo propio de vuestro pueblo con la cultura del mar, que significa la permanente amistad del paí­s con el mar, de su pueblo marinero con los espí­ritus oceánicos y seres mágicos de las aguas y del mar y que por consecuencia de ello, Chile ha sido bendecido por un riquí­simo y gran océano que baña a todo el territorio de la nación.

I] En cuanto a las festividades folclóricas, se proponen las siguientes celebraciones y fiestas:

1.- "Ceremonia de Saludo y Bienvenida al Espí­ritu del Mar de Chile": La ceremonia se realiza durante la noche vieja en espera del año nuevo y consiste en la convocación fraternal de uno o mas representantes de las diversas actividades marí­timas (Armada Nacional, Armada Mercante, representantes de Asociaciones pesqueras, empresariales y sindicales relacionadas con el mar, autoridades municipales de ayuntamientos costeros, decanos de las facultades de las ciencias del mar, comerciantes navieros, y otros invitados) que se reúnen alrededor de un altar para la celebración de una breve misa de agradecimiento por el gran mar que Dios ha dado a Chile. A un costado del altar se halla una fuente con agua del mar que representa a los espí­ritus de los mares de Chile y en el otro costado del altar se halla encendido un incienso y una llama que representa la invocación al gran espí­ritu regidor del océano Pací­fico. A un costado del altar se pueden colocar los diversos santos y patronos del mar de las distintas iglesias y credos asentados en Valparaí­so.
Terminada la misa, el altar se traslada (esto es la llama, el inciensiario y la fuente de agua salada) al "Templo Ceremonial del Mar" precedido con un suntuoso desfile de folclore y carros alegóricos que acompañan a las autoridades.
Una vez dentro del templo y reinstalado el altar, se inicia una ceremonia de saludo al mar. Para ello se realiza la ceremonia del vino en que cada representante hace un brindis de cara al mar y saluda con la copa de vino en alto dando la bienvenida al "Espí­ritu Regidor del Océano Pacifico" y a los "espí­ritus del mar chileno. Después se derrama del mismo vino que se ha bebido en la fuente con agua salada en señal de que estamos compartiendo y bebiendo con los espí­ritus del mar chileno y el Espí­ritu Regidor del Océano Pacifico. En esta ceremonia se deben ocupar los mejores vinos de Chile para agradar a estos espí­ritus y ganarnos su favor. Luego cada representante solicita en voz alta y públicamente al gran "Espí­ritu Regidor del Océano Pací­fico " y a los "seres mágicos de los mares de Chile" en nombre de su institución o agrupación que representa, algún favor o suplica para el nuevo año que se inicia, por ejemplo se puede solicitar abundancia de peces para los pescadores, protección a las embarcaciones durante las tormentas, que bendiga y proteja las tradiciones marí­timas de la ciudad de Valparaí­so, que traiga progreso y paz a Chile, que la instalación de equis industria pesquera tenga éxito y así­ con todas las peticiones que se quieran hacer.
Terminada la ceremonia del vino y antes de iniciar la gran cena, se coloca sobre la mesa y en el centro de ésta la fuente de agua salada y el inciensiario en señal de que (los espí­ritus del mar chileno y el espí­ritu regidor) compartan y bendigan la mesa. Todo esto se realiza con mucho protocolo. Alguna autoridad eclesiástica puede bendecir la cena para dar inicio a ella. Luego de finalizada la cena, se inicia el "ritual de agradecimiento al mar"; para ello se coge el inciensiario y la fuente con el agua salada y se deja nuevamente en el altar (y allí­ se queda hasta que el agua se evapore y el incienso se consuma, que puede ocurrir en un dí­a o mas). El ritual consiste en que cada representante agradece en público y frente al altar (a estos espí­ritus) los buenos acontecimientos relacionados con la institución, el mar o el paí­s acaecidos durante el año viejo que se va y los favores concedidos durante el año pasado. Después de este rito, todos los representantes esperan la llegada del año nuevo, en el que no sólo se abrazarán entre unos y otros si no que preparan el abrazo para todos los espí­ritus de los mar chileno: para ello todos los que quieran participar se toman de los brazos o manos haciendo una sola fila de cara al mar y del altar. Comienzan a contar los segundos que faltan para las 12 de la noche (todos cuentan en voz alta: 9, 8, 7, 6...) y al tocar la campana del templo las 12 horas, la fila se cierra en un circulo alrededor del altar (como abrazando a los espí­ritus allí­ representados allí­) y estrechándose o desarmándose el circulo todos se abrazan y se auguran un buen año. Con esto se finaliza la ceremonia del Mar y ya se puede organizar un baile en el mismo templo del Mar.

2.- El Bautizo marinero: Es una ceremonia en que los nuevos marineros o cualquier persona que realiza por primera vez una actividad relacionada con el mar( sea un trabajo de negocio naviero, pescador, obrero novato de astillero, comercio marí­timo etcétera) se baña en el mar (si es verano) o realiza un bautismo de bienvenida empapándose la cara, las manos y en ocasiones los pies con agua y sal (si se hace en invierno) y tras un rito se supone que el Espí­ritu del Mar lo acoge como un nuevo hijo que accede o llega a la gran familia del mar y por tanto recibe de los seres mágicos del mar chileno las bendiciones y los deseos de buena suerte en la nueva actividad que inicia.

3.- El Sacramento bautismal Católico o Evangélico con agua de mar: es la misma ceremonia del Bautizo católico o evangélico, con la diferencia que se utiliza el agua del mar o su defecto, se derrama primero un poco de sal y luego el agua bendita. Esta ceremonia es especial para bautizar a los hijos de marineros, pescadores y hombres del mar que soliciten al párroco o pastor esta ceremonia. Es una bonita costumbre de mar que puede realizarse en el mismo "Templo Del Mar" y puede ser televisada por su hermoso significado de mancomunidad marinera y su bello sentido mí­stico que le otorga a Valparaí­so un encanto mas.

II] En cuanto a infraestructuras se proponen las siguientes construcciones:

1.- Acrópolis en lo alto de la ciudad que será sede para el "Templo del Mar", el cual albergará en su interior las siguientes instalaciones:
i.- Templo de ceremonias marí­timas.
ii.- Salón y comedor de gala para fiestas y eventos oficiales o públicos, sean municipales, congresos de la Armada Mercante o para celebraciones de la Armada de guerra o para cualquier otro evento o comida oficial de carácter protocolar.
iii.- Museo marí­timo.
iv.- Museo mitológico universal marí­timo (con estatuas y esculturas de los principales dioses y seres mí­ticos del mar y del agua de todas las culturas posibles: mitologí­a chilota, escandinava, grecorromana, fenicia, india, china, nipona, precolombina, germánica, persa, polinesica, o religiosas: egipcia, celta, brahmánica, araucana, etcétera).
v.- Biblioteca del mar (con libros temáticos sobre Náutica, Historia del mar, Mitologí­a, Construcción e ingenierí­a naval, Negocios navieros, manuales de barcos, manuales de pesca, deportes acuáticos, etcétera).
Este templo en su entrada principal puede tener tres grandes columnas corintias que representan a los tres grandes océanos del mundo: Pací­fico, Atlántico e índico.
A su vez estas columnas llevarán grabadas en sus costados distintos grabados y sí­mbolos en representación de las principales culturas y naciones que baña cada océano. O sea el Templo debe ser un verdadero centro cí­vico, cultural y ceremonial del mar.(íÅ¡nico en el mundo, por tanto será una novedad muy original que une el pasado, el presente y el futuro de la Mí­stica oceánica).
Tanto las ceremonias como el templo en sí­, serán encantadores elementos de magia y folclore oceánico que acrecientan un interés turí­stico y cultural invaluable para la tradición marí­tima de Valparaí­so.

2.- Escenario acuático-terrestre con un teatro abierto para representaciones y espectáculos de fuegos artificiales (lanzados desde el mar, superficie o aire desde torres), cascadas y chorros de agua y juegos lumí­nicos y de luces láser.

3.- Plaza cubierta o parcialmente techada para la realización permanente de eventos sociales. Ferias artesanales, feria dominical de trueques, celebraciones de expresiones artí­sticas, convocatorias polí­ticas, instalación de fondas folclóricas para las fiestas patrias y cualquier otra feria informal al aire libre.